Holiday Hours
Quick Start for:

6 de marzo de 2009 – El centro del estado de Texas

Un cambio en las metas educativas resultaría en empleos adicionales para los tejanos

Por Susan Combs
Contralora de Texas

Durante su colaboración de los últimos tres años, el McLennan Community College y el Centro de empleos The Heart of Texas han entrenado a más de 830 trabajadores en los condados de McLennan y Falls.

La institución y el centro de empleos han enfocado sus esfuerzos en los requisitos de los negocios locales y pueden rápidamente diseñar y brindar el entrenamiento especializado, lo cual ilustra la receptividad de las instituciones de capacitación ante la dinámica de la economía.

En la región central de Texas así como en todo el estado, las instituciones de educación comunitaria y técnica preparan al estudiante para el surtido de empleos que se encuentran en gran demanda.  Al así hacerlo, preparan a la comunidad para los actuales y futuros empleos. Por estas razones, al igual que el estado, se beneficiarán económicamente por los cambios ocurridos en nuestra política educativa. Del énfasis tradicional de la universidad de cuatro años podemos dirigir nuestra atención, recursos económicos y estudios de investigación hacia las oportunidades de entrenamiento laboral ofrecidas por universidades de dos años y los institutos de capacitación en labores técnicas.

Los estudiantes graduados de dichas instituciones generan bienestar económico en Texas y proporcionan a nuestras comunidades con las destrezas necesarias para mantener el crecimiento y la prosperidad de las mismas. En el 2007, más del 80 por ciento de los empleos en Texas no requirieron un título universitario de cuatro años. Así como tampoco lo requirieron el 44 por ciento de los empleos con sueldos mayores al promedio estatal. El Departamento de educación de los Estados Unidos calcula que cerca del 80 por ciento de las ocupaciones de mayor crecimiento en el futuro van a exigir algún nivel de capacitación secundaria.

En el informe Texas Works recientemente publicado por mi oficina, detallamos diversas estrategias para ampliar el desarrollo de nuestra fuerza laboral para que se integre a las futuras demandas laborales. Una manera de hacerlo es encaminando de varias maneras a los estudiantes de escuela secundaria ofreciéndole la mayor flexibilidad posible con los requisitos y las exigencias de los promedios académicos de Texas, los cuales suelen disuadir a nuestros estudiantes de matricularse en cursos para su capacitación laboral y técnica.

En adición a los cambios en la política educativa, necesitamos fortalecer la mano de obra. Debemos establecer un fondo de $25 millones para apoyar a las instituciones que ofrecen capacitación técnica y el cual sirva de gran valor para cubrir los costos asociados con montar dichas facilidades, tales como la compra de lo último en equipos modernos.

El Central Texas College en Killeen se puede beneficiar de subvenciones para los costos iníciales.  Con múltiples recintos, que incluyen una nueva sala de estudios y un laboratorio en Fort Hood, la institución sería elegible para solicitar fondos que proporcionarían nuevas oportunidades educativas a la región central de Texas.

Sin una fuente adecuada de trabajadores capacitados, la habilidad de Texas para atraer y retener nuevas empresas puede declinar. También ponemos en peligro el futuro bienestar económico de los jóvenes tejanos al enfocarnos en una sola dirección con respeto a sus opciones al finalizar los estudios de escuela secundaria. Al reforzar los recursos educativos de nuestro estado, los cuales son a veces pasados por alto, Texas puede mantenerse preparado para enfrentar el desarrollo de la fuerza laboral, no solamente como un reto pero, como una gran oportunidad.


La Contralora de Texas Susan Combs publicó recientemente Texas Works, un extenso estudio de la brecha entre la demanda para trabajadores capacitados y la habilidad del estado en proporcionarlos. El informe se encuentra en www.window.state.tx.us/specialrpt/workforce/.

Required Plug-ins