Thanksgiving Day Holiday Hours

Quick Start for:

Proyecto de ley 2365 de la Cámara protege a los tejanos de las trascendentales consecuencias de la regla de contabilidad gubernamental
Por
Contralora de Texas Susan Combs
Senador Estatal Robert Duncan
Representante Estatal Vicki Truitt

En el 2004, el Consejo de Estándares de Contabilidad Gubernamental (GASB, por sus siglas en inglés) emitió la declaración número 45 (GASB 45), creando estándares de contabilidad para “otros beneficios posteriores de empleo” (OPEB, por sus siglas en inglés) de las entidades gubernamentales. Nos preocupa que una regla de contabilidad arbitraria, dictada por un consejo sin frenos y equilibrios, impacte desfavorablemente los beneficios del cuidado de salud para los jubilados de nuestro estado.

GASB 45 requiere que el gobierno estatal y los gobiernos locales de Texas reconozcan y documenten los costos de los beneficios del seguro de salud de los jubilados como una obligación financiera, aún cuando no exista tal obligación legal. En la superficie esto aparenta ser un requisito bastante inofensivo y ministerial. Sin embargo, debido a que la regla requiere que estos costos se midan y documenten por un periodo de hasta 50 años en el futuro, el requisito tiene un efecto potencialmente dañino y trascendental.

Considere sus propios gastos individuales para el cuidado de salud y aquellos de su familia para este año solamente. Ahora trate de predecir cómo cambiará su salud durante los próximos 50 años y proyecte el costo asociado. Es una cantidad imposible de determinar o de adivinar. A pesar de este hecho, ahora contemple abrir una cuenta fiduciaria y depositar la cantidad total el día de hoy. Para la mayoría de las personas, intentar hacer esto sería financieramente imposible o por lo menos causaría una seria situación fiscal. GASB 45 ha puesto a los gobiernos estatales y locales alrededor del país en esta posición insostenible.

Los beneficios de salud para jubilados en el Estado de Texas y la mayoría de las entidades gubernamentales de Texas no son programas constitucionalmente ordenados o contratados. En cambio, los programas se revisan y renuevan durante el proceso presupuestario regular.

Los expertos de contabilidad nos dicen que GASB 45 – este estándar de contabilidad voluntario, desarrollado nacionalmente – entra en conflicto con la ley de Texas. Exploramos este asunto completamente durante la asamblea legislativa concluida recientemente. Hubo un debate sano tanto en la Cámara como en el Senado.

Aprendimos que la Academia Americana de Actuarios cree que la regla dañara la credibilidad del balance y agregará volatilidad injustificada. Muchos actuarios recomiendan predecir las deudas por no más de cinco a diez años hacia el futuro.

La regla no pasó ante el consejo del GASB unánimemente. Un disidente, Paul Riley Wood, indicó que significaría que los gobiernos deben prefinanciar o contabilizar artículos que no requieren prefinanciación o contabilización. Esta es precisamente la preocupación que tenemos en Texas.

Apreciamos la presencia de Carl Johnson, uno de los principales autores de la declaración GASB 45, durante nuestras discusiones legislativas. Preguntamos cómo se desarrolló éste principio y solicitamos una explicación de la teoría fundamental de la regla.

Su respuesta fue que eso es lo que el consejo concluyó en base a “todos los hechos y comunicados.”

Ipse dixit , la frase en Latín que quiere decir “él mismo lo dijo.”

Contrariamente al proceso de audiencias fuera del estado del consejo de GASB, nuestros hechos y comunicados están a la vista de todos. Los beneficios de salud para los jubilados se basan en el presupuesto – no en el contrato – y ese proceso está claramente visible cada ciclo presupuestario, cuando la legislatura y otras entidades gubernamentales que redactan el borrador de sus presupuestos.

Texas hace su presupuesto dentro del ingreso disponible; sin embargo, lo que podemos comprar como estado cambia cada periodo bienal. Por ejemplo, en el 2003 la legislatura se enfrentó a un déficit de $10 billones. Por consiguiente, los beneficios se redujeron.

Texas es un estado de impuesto a cuenta, y no hay una manera de documentar precisamente esa cantidad cambiante en un estado financiero. Susan Spataro, una experta en contabilidad y auditora durante 18 años para el condado de Travis, Texas, describió lo que GASB 45 significaría para su condado.

Ella obtuvo dos opiniones de firmas profesionales de contabilidad sobre el gasto de prefinanciar los beneficios del seguro de salud para jubilados basándose en el requisito de proyectar el costo del programa. Una firma sugirió una etiqueta de $89 millones; la otra proyección fue de $320 millones. Este rango desigual ilustra la falla en la medida del costo de los beneficios de GASB 45.

Es verdad. GASB no dice específicamente que estas cantidades deben pagarse inmediatamente. En cambio, requieren el cálculo y la documentación de una “Contribución Anual Requerida.”

Se requerirá que el condado de Travis tenga una contribución anual requerida de $46 millones. Para obtener esos millones adicionales, los impuestos sobre la propiedad tendrían que incrementar 16 por ciento, y las ganancias se dedicarían exclusivamente para la contribución GASB. Si este precio no se paga, se capitalizaría, eventualmente mostrando estas deudas ficticias como activos excedidos. El condado estaría insolvente en papel.

El condado estaría en la misma situación poco envidiable que el estado – registrar una supuesta gran deuda y tomar el monto resultante, o reducir los beneficios de salud para los jubilados.

Spataro concluyó que GASB 45 no cumple con las dos puntas de prueba necesarias para que una transacción se contabilice: no cumple con la definición contable de una obligación, ni tampoco es mensurable.

Algunos sugieren que el condado o el estado pudiera simplemente contabilizar esta deuda sin prefinanciación. Pero las reglas contables no deben requerir que una entidad gubernamental mida su solvencia con deudas que legalmente no puede sostener.

Aquellos que quieren que Texas acate este mandato también ignoran los gastos humanos y sociales. Los beneficios prepagados para jubilados como si no tuviéramos control sobre ellos le costarían al estado de Texas billones de dólares o innecesariamente forzarían ajustes significativos para los beneficios de los jubilados. Lo que es peor, otras áreas importantes de asignación de fondos como educación pública, transportación, justicia criminal y Medicaid pudieran verse adversamente afectados. Esto es un problema.

Considere lo que pasó cuando el equivalente a GASB en el sector privado, el Consejo de Estándares Contables Financieros (FASB, por sus siglas en inglés), impuso una regla similar en las compañías privadas. Un gran número de compañías Fortune 500 redujeron o eliminaron el seguro de salud para los jubilados.

Texas no se encuentra solo a la hora de cuestionar GASB 45. La senadora estatal de San Antonio Leticia Van de Putte, presidenta de la Conferencia Nacional de Legisladores Estatales, indicó que otros estados están consultando con sus abogados y contadores y trabajando con los números. Y otros hasta están viendo maneras de eliminar enteramente el consejo de GASB.

Texas ha decidido ser un líder de razón en el esfuerzo para contrarrestar el potencial de las consecuencias adversas de nuestros jubilados.

El Procurador General de Texas ha clarificado que no existe una obligación legal. El proyecto de ley 2365 de la Cámara, simplemente crea “otra base comprensiva de contabilidad (OCBOA, por sus siglas en inglés)” que permite que los planes de salud para los jubilados continúen contabilizándose como lo han hecho por años – en una base de impuesto a cuenta. Además, el proyecto de ley pide que los datos a largo plazo de la salud de los jubilados se encuentre disponible para propósitos informativos, como parte de la información suplementaria presentada con el estado financiero. Este es un enfoque justo y equilibrado.

Texas financia las obligaciones OPEB por periodos de dos años porque la Constitución estatal generalmente prohíbe que la legislatura tenga una deuda u obligación después de dos años. Como funcionarios electos, tenemos la obligación de defender la Constitución y tomar en cuenta las implicaciones de implementar GASB 45 para aquellos que han dedicado su vida profesional al estado de Texas.

Y eso es exactamente lo que estamos haciendo.

--30--

Susan Combs es la Contralora de Cuentas Públicas de Texas. El Senador Estatal de Texas Robert Duncan de Lubbock representa al Distrito 28 del Senado. La Representante Estatal de Texas Vicki Truitt de Keller representa al Distrito 98 de la Cámara.

Required Plug-ins